Biografía

Empecé siendo como soy desde muy niño. En el colegio ya jugaba al baloncesto mientras acudía a laboratorios de química y ciencias naturales y a mecanografía. Cuando comencé la licenciatura de Derecho me convertí en profesional del deporte. Y cuando terminé la Universidad ya estaba colaborando con los medios de comunicación. Mientras, el balón y mis inquietudes seguían su curso.

Así llegué a estar al frente de la Asociación de Baloncestistas y de la Mutualidad de Deportistas. Por cierto, que hasta entonces no sabía que una mutualidad es una compañía de seguros con alguna peculiaridad. Fueron unos años de aprendizaje continuo. Reuniones y negociaciones con todos los niveles de la administración: ministros, secretarios de Estado, directores generales y técnicos. Las primeras me curtieron y de los segundos aprendí, como de los grandes catedráticos y abogados con los que trabajé en las asociaciones.

También casi de repente y sin quererlo, como nos ocurre a la mayoría de los deportistas, el deporte me abandonó. La dirección de las entidades deportivas me dejaban algo de tiempo libre y, como siempre, por pura curiosidad y hasta casualidad, me introduje en el mundo de la formación que a su vez me condujo al de las conferencias. Seguía con los medios. Ya no eran Antena-3 y Diario 16, sino el ABC, RNE y Radio Marca (con la que continúo). Y en TVE con la que comenté partidos de baloncesto y competiciones de biatlón. En estos últimos días, he comenzado un nuevo programa en Onda Cero y soy columnista de El Español.

En mis años postreros de dirigente del deporte conocí un nuevo mundo: el Consejo de Europa y la Unión Europea. Impulsamos la gestación de la Asociación Europea de Deportistas de Élite. 40 asociaciones y 17 países, de la que tuve la suerte de ser vicepresidente desde que me eligieron hasta que de nuevo cambié el rumbo de mi vida. Con 55 años la vocación me reclamaba en otras aventuras.

Un nuevo tiempo para escribir, transmitir experiencias y vivir con menos ajetreo. Para pensar más. Es hora de contar y de seguir aprendiendo. Para dedicarme a asuntos que me apasionan: soy profesor de los masters de Derecho deportivo de ISDE y de la Universidad Europea y del master de agentes deportivos y de artistas de la Fundación Pons. Soy miembro del consejo asesor de la firma de abogados SPYN Advisors y mentor del Instituto Europeo para el Emprendimiento. También embajador de marca de la holandesa de nuevas tecnologías LISA Sports.

Resulta que casi sin enterarme he dirigido asociaciones, compañías y mini empresas, como mis campamentos de baloncesto. Pero sobre todo, siempre he estado involucrado en proyectos pioneros y colaborando con personas en equipos. Así, tuve la fortuna de conseguir campeonatos de Europa y del mundo, una medalla olímpica, cerrar convenios colectivos, introducir reformas legales que mejoraron los derechos de los deportistas y ser parte de asociaciones y firmas que me eligieron para integrarme en su seno, incluso para ponerme al frente de ellas.

Por fin, después de tantos años como columnista, escribí un libro. Me he pasado la vida remontando. En el deporte y fuera de él. De manera que el título no podía ser otro: “Espíritu de remontada”. Cómo generar la motivación intrínseca para superar las derrotas de cada día. Las emociones más básicas que olvidamos convocar en muchas ocasiones. Psicólogos, filósofos, empresarios, músicos, escritores y deportistas son los protagonistas de este argumento que camina hacia su tercera edición.

Y no solo lo escribí. También lo cuento. Un mensaje estimulante lleno de anécdotas propias, recientes y de la historia, que descubre los mecanismos de la energía renovable: la que podemos poner en marcha cuando queramos siempre que sepamos cómo hacerlo. Este soy yo: escritor, conferenciante, formador, emprendedor, jurista y, como siempre, estudiante y deportista.