Blog

Chicho Sibilio: alma de genio, corazón de amigo


Chicho Sibilio vino al mundo iluminado por el genio de los grandes deportistas del Caribe, adornado con el carácter bonancible y alegre propio de los habitantes de sus islas. Fue un extraordinario jugador que aún podría haberlo sido mejor si la constancia le hubiera acompañado en su carrera. Con ese don de los que nacieron para hacer lo que hacen se movió por las canchas con la armonía de un bailarín y la precisión de un francotirador. Con la misma naturalidad se movió entre sus compañeros y amigos, entre los que tuve la suerte de encontrarme, puesto que fue en todo momento una persona afable dispuesta a la conversación y a la broma. Aunque, por encima de todo, lo que más le distinguió fue su bonhomía, un compañero -rival o adversario- predispuesto a ayudar en lo que fuera preciso. Quizás por esta disposición he sentido su muerte profundamente.

Coincidimos muy jóvenes cuando el Barcelona lo fichó para establecer los cimientos de un proyecto que fuera capaz de competir con la supremacía inalcanzable del Real Madrid. En seguida el movimiento se reveló como certero, pues Sibilio mostró ya muy joven unas grandes dotes para el baloncesto con un tacto extraordinario que le permitió ser uno de los tres mejores tiradores de los años 80 (José María Margall y José Manuel Beirán serían los otros). Era tan bueno que el propio Audie Norris reveló con motivo de su inesperado fallecimiento que la razón de su fichaje por el Barcelona fue la de compartir cancha con un jugador que le sorprendió de forma extraordinaria en un partido en Italia. Por supuesto, Chicho Sibilio, al que George Karl señaló como el más parecido en Europa a un tirador NBA.

Cuando termina el baloncesto quedan los recuerdos y las personas. Los míos no pueden ser más cálidos, aunque ahora sean tristes. Chicho formó parte de una generación que compartió cancha, vivencias, conversaciones y las diversiones propias de la edad con desenfado, con la frescura que mostraba cuando lanzaba a la canasta y con la elegancia que mostró en toda su trayectoria. En esencia fue un hombre bueno en ocasiones maltratado por la fortuna. Como hace unas horas en las que de forma tan prematura como irremediable nos dejó para siempre. Un abrazo inmenso, querido Chicho: nunca te olvidaremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *